Navidades para reflexionar y fijar objetivos

La verdad es que a mí la época navideña me cunde mucho. Este momento me sirve para “hacer balance” y pensar en nuevos objetivos para el año siguiente. Además aprovecho para disfrutar del tiempo en familia y, a pesar que también existe melancolía y tristeza por aquellos que ya no están, es un momento que sigue siendo entrañable para mí.

Este año, con mis primos, nos hemos juntado para celebrar la pre-Navidad. Ya es una cierta tradición lo de organizar un encuentro de primos en casa para estas fechas y me encanta. Es una buena ocasión para hablar de todo y nada, de ver las parejas que no vemos habitualmente, de hablar de nuestros puntos en común y de la familia, de comer y beber, del amigo invisible… y, este año, gracias a que ya somos varios “coachs” en la familia, se nos ocurrió hablar de nuestros objetivos

No sé si sabéis que hay una teoría (no sé si hay un estudio que lo corrobora) que dice que:

  • Los objetivos que se piensan se cumplen, aproximadamente, un 20% de las veces
  • Los objetivos que se piensan y se escriben, se cumplen el 50% de las veces
  • Los objetivos que se piensan, se escriben y además se comparten se hacen realidad en un 80% de los casos (!)

Por tanto, pensando en esto, se nos ocurrió que cada uno de nosotros compartiera un objetivo para 2020 (“QUEEEEE???” – pensaron muchos).

Al principio fue algo raro y complicado, incluso incómodo. De hecho, algunos de mis primos decidieron saltarse el orden y quedar en último lugar (quizás porque no sabían qué decir o porque querían copiar alguna idea!) pero, finalmente, todos compartimos un objetivo que queríamos para 2020!!!

Photo by cottonbro on Pexels.com

Y se produjo una cierta magia. Saber lo que cada uno, de forma particular, desea, es algo nuevo para nosotros. Qué curioso. Tantos años hablando… y creo que nunca habíamos parado a hablar de esto. Nos enteramos que unos quieren que les vaya bien en el trabajo, otros conseguir un trabajo, otros asentar ciertas decisiones que tomaron en 2019, otros tener más salud… 🙂 En fin, no hace falta decir que el ejercicio dio mucho de sí.

¿Y si cada uno de nosotros, en nuestro entorno, compartiera un objetivo para 2020?

En nuestras familias, en nuestros trabajos… Quizás nos podríamos ayudar más entre todos a que se convirtiera en realidad…

Te animo a probarlo.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: